Sana tu relación con el dinero

Quiero darte el poder de cambiar algo que puede transformar tu vida. Quiero ayudarte a sanar tu relación con el dinero.

Antes de comenzar con el ritual me gustaría proporcionarte información para que puedas comprender aún mejor cómo funcionan nuestras creencias y cómo realizar cambios en ellas para darle un giro tu realidad.

Creencias y emociones

Tu vida podría cambiar en un instante si cambias las ideas que tienes acerca de ti y de todas las cosas. Es complejo entender cómo una idea subconsciente puede determinar la realidad, pero así funciona.

Lo que sucede es que asociamos emociones a las cosas y como sucede a nivel no consciente, es natural que probablemente no te des cuenta. Pero si te observas detenidamente, descubrirás que a veces la idea que tienes acerca de algo en específico, es diferente a las emociones que te genera.

⟶ Veamos un ejemplo:

Cuando eras niña probablemente viste a mamá discutir con papá porque el dinero no alcanzaba. O quizás, tus padres estaban siempre ausentes trabajando porque tenían que conseguir dinero para darte lo que necesitabas.

Tal vez viste a mamá muy triste porque no te podía comprar algo.

En cualquiera de estos casos la emoción que te causó el dinero en tu infancia fue negativa: rabia si tus padres peleaban por el dinero, soledad si siempre estaban trabajando, tristeza si no tenían suficiente.

Tal vez no te identifiques con estas experiencias, pero todos tenemos emociones aprendidas del núcleo familiar. Si en tu familia existen emociones negativas acerca del dinero, es probable que tú también las hayas integrado.

Una creencia muy arraigada en el subconsciente colectivo es: “El dinero es malo”

Y es innegable que personajes poderosos hayan usado el dinero para atentar contra los pueblos. Existe un sistema muy corrupto.

Para cambiar ese sistema y tu economía personal, antes que nada hay que comprender que la culpa de la carencia y las dificultades por la falta de dinero, no es del dinero mismo, sino de ese sistema. Un sistema que es reflejo de todos los sistemas.

La buena noticia es que tú puedes cambiar tu propio sistema.

El dinero es el reconocimiento y agradecimiento que se te otorga a cambio de la energía que compartes en forma de servicio. Te permite llenar tus necesidades básicas e ir por mucho más. Te da seguridad y estructura.

El dinero es una energía, por lo tanto cuando recibes o das dinero, se está realizando un intercambio de energías.

El dinero no tiene la culpa de lo que se hace con él
el dinero es antes que todo un medio,
una herramienta muy poderosa, un reconocimiento.
El dinero no es malo, el dinero es tu amigo
circula en abundancia y quiere llegar a ti para darte lo que desees

⟶ El dinero es bueno, pero si la emoción asociada a él es ansia, carencia, tristeza, soledad, él no se acercará, por el contrario huirá de ti. Por eso quiero invitarte a que hagas las paces con él.

Para cambiar tu relación con el dinero deberás conectar con las emociones que te causa. Para hacer esto último escribirás una carta directamente al dinero. 

 

Sana tu relación con el dinero, comencemos el ritual

Necesitas:

1. Tómate unos minutos para conectar con la real emoción que te causa el dinero. Trata de recordar experiencias de tu infancia donde el dinero estuvo involucrado de forma positiva o negativa. ¿Puedes nombrar la emoción predominante que te causa el dinero? ¿Qué memorias llegan a ti? ¿Cómo te hace sentir? Trata de enfocarte en sentir emociones, en el cuerpo, no en los pensamientos.

Una vez que conectes con lo que sientes acerca del dinero estás listo para el siguiente paso.

2. Toma una hoja de papel y escribe fecha y lugar. Luego escribe lo siguiente:

“Querido dinero:

Te escribo esta carta porque necesito que hablemos. Nuestra relación no ha sido de las mejores y ahora comprendo que quizás te he alejado de mi por mucho tiempo.

Fue sin darme cuenta que adquirí una relación negativa contigo y quiero pedirte perdón.

Siento mucho que nuestra relación hasta ahora no haya sido buena. Pero quiero pedirte que empecemos de nuevo y que seamos buenos amigos.

Quiero darte las gracias por todas las veces que me permitiste comprar alimentos, ayudar a otras personas, estudiar, y hasta conseguir cosas hermosas que deseaba mucho.

Ahora entiendo que me ayudaste siempre y te lo agradezco de corazón. Ahora sé que eres muy bueno para mí.

Mi puerta para ti está siempre abierta ¡Eres bienvenido!

Gracias por estar siempre en mi vida de forma estable y abundante.

Gracias, gracias, gracias.”

Firma con tu nombre.

~ Siéntete libre de modificar a tu gusto la carta, agrégale lo que sientas.

3. Leela en voz alta y agradécele al dinero por formar parte de tu vida.

4. Por último entierra o guarda la carta. Puedes guardarla entre tus cosas o enterrarla en el jardín o en una maceta. Esta opción es ideal porque el dinero representa energía tierra.

Que tu vida se exprese en abundancia. Feliz sanación.

Un programa con todos los entrenamientos para interpretar cartas natales, hacer sesiones con clientes y vivir de tu pasión.