Límpiate y haz espacio para lo nuevo

Tan simple cuanto sublime, este ritual es para limpiar lo profundo y hacer espacio para que dentro tuyo nazcan cosas nuevas.

¿Cuándo hacerlo?

Este ritual puedes hacerlo tanto en luna llena como en luna nueva, ya que sirve para fluir con lo que hay y recordarnos nuestra mágica y poderosa belleza interior.

Lo ideal es realizarlo algunas horas antes o al momento exacto de la Luna llena (o nueva). Pero si no es posible se puede hacer horas después.

Necesitas

→ 10 porque es el número de la plenitud. Si solo tienes 6 está bien. Sugiero blancas porque representa la purificación y la luz. Aquí lo mismo, si no consigues blancas usa el color que encuentres. Las rosas contienen, en su aroma, poderosos compuestos que activan la producción de ciertas hormonas.

→ La magia de las flores silvestres es muy potente, así que si tienes un árbol en flor cercano te recomiendo que uses las flores que tienes a tu alcance.

Paso a paso, vamos a purificarnos:

1. Toma la olla más grande que tengas y llénala por tres cuartas partes de agua. 

2. Agrega los pétalos de las diez rosas. 

3. Prende el fuego y deja calentar el agua por 20 minutos evitando que hierva. 

4. Apaga el fuego y conserva el agua quitando los pétalos de las rosas. 

5. El agua que obtuviste la agregarás al agua del baño.

→ Te recomiendo un baño de cuerpo entero, pero si no tienes tina (bañera) realiza un baño de pies en una palangana.

6. Cuando estés sumergida en el agua de rosas cierra los ojos y solo siente tu cuerpo. Enfoca tu mente en el aroma de las rosas y en tu respiración. Tomate tu tiempo, escucha tu cuerpo, la presencia en ti es un poderoso ritual.  Siente cómo el agua limpia tu campo energético, entrégate. 

7. Agradece: al agua y las rosas por haberte purificado y a ti por haberte regalado un bello momento contigo.

Que lo disfrutes.

¿Necesitas ayuda?

Escríbenos y te responderemos enseguida